¿YA TIENES UNA IDEA?

Seguramente eres una persona creativa que tiene muchas ideas. De hecho, es muy posible que en cuanto hayas descubierto la existencia de este curso se te dispararan algunas imágenes en la cabeza que serían perfectas para trasladarlas a un videojuego.

Sin embargo, en mi experiencia comoasesor de guion para distintos proyectos me he encontrado con que muchas veces el ser solo creativo genera muchos más problemas al proyecto. Hay que ser también disciplinado y tener un método de trabajo para domesticar toda esa furia creativa que te mueres de ganas por desatar.

He conocido creativos que han sido auténticas ametralladoras de ideas pero no eran capaces de filtrar las buenas de las malas. Directamente utilizaban todas y cada una de ellas, empujados por el simple placer egocéntrico de haber tenido una idea y sin evaluar si realmente aportan algo al proyecto o si realmente iban en la línea adecuada para su target.

En esta unidad te voy a enseñar el método que utilizo para que cada paso que dé a la hora de escribir siempre aporte algo positivo al proyecto y no se convierta en un lastre más adelante.

Porque en un proyecto es igual de importante el saber qué hay que aportar como el qué hay que recortar.

Domestica tu idea

A nivel empresarial siempre se dice una frase que me duele en el alma escuchar: "una idea no vale nada."

Como alguien que se gana la vida vendiendo ideas, me parece muy ofensivo que se diga esta frase a la ligera porque devalúa y desprecia el esfuerzo que hay detrás del proceso creativo. Sin embargo, como con el resto de las situaciones que son ofensivas en esta vida, me hace sentir así porque reflejan una verdad a medias que toca en mi propio orgullo. Por eso, prefiero completar esa maldita frase con un cierre que encaja mejor con su naturaleza:

"Una idea no vale nada si no se ejecuta."

Porque está muy bien tener ideas, pero en la cabeza son solo humo. Necesitan de nuestras manos para que esa idea se convierta en algo de valor. Las ideas son conceptos abstractos y etéreos que flotan en un éter indefinido. Son unas chispas que se encienden en el vacío. Si esas ideas no se alimentan, solo servirán para que puedas fardar con los amigos por el simple hecho de que se te han ocurrido. Las ideas hay que trabajarlas, no basta solo con haber tenido el chispazo inicial. Si a ese fuego primigenio no le pones papel, nunca arderá ni creará el fuego que iluminará el mundo.

Por eso a las ideas hay que domesticarlas, hay que darles forma y conducirlas hasta el lugar adecuado para que puedan deslumbrar. O terminarán por morir en el fondo del cajón. O peor aún, verás cómo con el tiempo alguien termina ejecutándola antes que tú.

 

¿Tienes dudas?

Recuerda que siempre puedes ponerte en contacto conmigo y podré ayudarte en todo lo que necesites.

¿Quieres más recursos?

Estoy preparando más contenido útil que te puede ser de ayuda para seguir haciendo juegos.

Suscríbete a mi Newsletter y te avisaré el primero cuando esté todo listo. 🙂 

 

Suscríbete


Responsable: Alby Ojeda siendo la Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@guiondevideojuegos.com. Para más información consulta mi política de privacidad.